Customizando una Ibanez Jet King JTK3

Grandes preguntas de la humanidad

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Como todo el mundo sabe, esto es una canción de Siniestro Total. Obvio. Pero es que, además, son cuestiones que forman parte de algunas de las grandes preguntas de la humanidad.

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Qué nos pasa tras la muerte? ¿Estamos solos en el universo? ¿Quién mató a Laura Palmer? ¿Para quién trabajan realmente los jevis de Gran Vía…? La lista es, francamente, interminable.

Aparte de las grandes cuestiones sin resolver comunes al género humano, existen también de carácter específico, por cada gremio. El que nos ocupa, el de los guitarristas, no iba a ser menos. Probablemente el rey de los interrogantes sea: ¿si a una guitarra humilde le pongo piezas de calidad, se convertirá automáticamente en un guitarrón?

Opiniones al respecto de esta cuestión hay casi tantas como intentos ha habido a lo largo de la historia de convertir un churro en un pepino. Muchos de quienes lo han llevado a cabo defienden a capa y espada que su Squier Coreana de los 90 le da mil vueltas a una Custom Shop después de gastarse 500€ en pastillas y electrónica. Claro, también, quién va a admitir que tras dejarse ese pastizal encima no ha ganado demasiado…

Si la mayoría de las opiniones son completamente subjetivas, además vienen acompañadas de buenas raciones de prejuicios, marketing y superstición. Si bien, como ya comenté en este artículo, el concepto de lo que es un buen instrumento es mayormente subjetivo, hoy me gustaría intentar arrojar algo de luz en los pocos aspectos objetivos.

El método científico

Vale, aquí nos hemos calentao. Poco hay de científico en lo que vais a ver a continuación. Se siente. Pero uso este pequeño título para ilustrar que por medio de la vivisección guitarrera, podemos intuir qué diferencias de construcción y diseño hay entre guitarras malas y decentes. Los aspectos más objetivos. Qué detalles marcan diferencias. Sin prejuicios. Sin marquitis zombi. Sin argumentos propios de todólogo de foro. La realidad pura y dura.

Yo, simplemente, pasaba por aquí

Si en un principio mi intención era únicamente mostraros el proceso de transformación de un instrumento económico, más tarde me di cuenta de que estaba ante el paradigma de los instrumentos de producción económica. Lo considero muy ilustrativo de lo que estamos comprando realmente cuando nos gastamos menos de 200 € (a veces más o menos, dependiendo de la marca) en una guitarra. Lo que vais a ver es lo mismo que te encuentras en casi todas las gamas bajas. Esta vez es Ibanez, pero podría ser cualquiera.

No solo de Telecaster vive el humano

Y es que, no todo en mi vida van a ser Stratos y Teles. El modelo Jet King de Ibanez me ponía ojitos desde hacía mucho tiempo (¿o era al revés?). En un momento de capricho, apareció una usada (vale, la busqué adrede), por un precio muy goloso, y no me pude resistir. Sus curvas asimétricas, su rollo surf y sus P90 me volvían loco.

Una vez en mis manos, una cierta decepción no tardó en llegar. El desajuste y la suciedad es algo con lo que cuento al comprar guitarras usadas. Pero desenchufada sonaba un poco a lata, propio de guitarras económicas. El tacto era áspero, propio de trastes jamás atendidos. Pesaba 6 toneladas. El tono, enchufada a un ampli, era opaco, sin el brillo y los matices que esperas de las maravillosas P90. Y el color… por favor, qué decir del color…

A lo loco

La verdad que inicié este proyecto por puro placer. Sin prisa. Sin límites ni expectativas concretas. Simplemente, porque sabía que podía hacerlo. Como cuando tocas esa canción o ese solo, no por practicarlo y mejorarlo, sino por el puro placer de saber que puedes hacerlo. Pues lo mismo.

Manos a la obra

Reducción de peso

Seguro que casi todos hemos sufrido, en un momento u otro de nuestra carrera, un instrumento pesado. Te lo cuelgas y al cabo de una hora de ensayo no puedes más. El sueño húmedo de cualquier fisioterapeuta es un cliente con una Gibson LP Custom de los 70. Además, cuanto más mayor te haces, más lo notas. Cualquier guitarra o bajo por encima de los 3,4 kg comienza a ser incómodo. Es cierto que esto depende también del equilibrio del instrumento y tu musculatura, pero el peso, es el peso. Nuestra JTK 3 estaba alrededor de los 3,8 kg. Una tortura para casi cualquier hombro.

Así que aprovechamos todo el espacio bajo los golpeadores para vaciar de madera y reducir el peso todo lo posible. Total, ¿acaso las Jazzmaster no están igual de vaciadas?

Primer detalle de calidad: mástil calzado de origen con un pedazo de… lija adhesiva. Bravo.

No os apresuréis a apedrear a Ibanez. Como he dicho antes, estos detalles de mierda los he visto en casi todas las marcas en sus gamas más bajas e incluso en gamas medias.

Como veis, el cuerpo, solo, son algo más de 2 kg.

 

Este modelo lleva las cuerdas a través del cuerpo, con una bonita (y pesada) placa cuya función es puramente ornamental. Como amante de las Telecaster, las cuerdas a través del cuerpo me encantan. Pero en este modelo, un vibrato tipo Jazzmaster podría ser brutal. Además, que el hueco necesario para alojarlo nos ayudaría también a rebajar peso.

Gracias a que tenía una Jazzmaster para reparar en el taller, cogí las medidas del cajeado y me fabriqué una plantilla.

plantilla tremolo jazzmaster
plantilla jazzmaster vibrato
vibrato jazzmaster

Así que señaladas ya con rotulador las zonas a reducir, cual cirujano plástico, comenzamos a vaciar el cuerpo de caoba.

vaciado huecos jet king
Ibanez JTK Weight relief

Y lo dejamos fino con la fresadora y un buen pulso, sin salirnos de la raya.

Los agujeros de las cuerdas a través del cuerpo se tapan con espiga de ensamblado.

El decapado

Aquí nos encontramos con otra de esas barbaridades de la producción económica.

El acabado de un instrumento, además de aportar belleza, debe protegerlo de la suciedad y de la humedad con el menor material posible, a fin de que este pueda vibrar libremente. Esto es lo que tratamos de hacer en los instrumentos hechos a mano: la capa de barniz más fina posible.

En los fabricados en serie, además de aportar belleza (excepto en este caso, donde se ha usado el amarillo más feo existente), debe proteger de la suciedad, la humedad, los golpes, las balas de plata, las explosiones nucleares y de cualquier desperfecto que provoque que un cliente quiera devolver el instrumento por un fallo en el acabado. Es por eso que se encapsulan dentro de un material grueso a más no poder. Lo de vibrar libremente, ya si tal… Así dentro de un tiempo, cuando tu oído madure, ya te compras el modelo superior.

Una vez más, no juzguéis a este fabricante en particular.

Metemos la pistola de calor y…

Sorpresa. Bajo una gruesa capa de poliéster yace otra más de epoxi blanco.

Un buen rato después, parece que ya vamos llegando al tapaporos.

¡Ahí se ve ya la caoba! …espera un momento, eso no es caoba, es… ¿arce?

Han rechapado la caoba con arce. ¿La razón? Ni idea. Por razones tonales seguro que no. La única explicación, a bote pronto, es que el arce al ser menos poroso que la caoba, es más fácil de acabar. O que los tableros de caoba de que disponían no daban el grosor necesario. O estaban pedo… ¿Quién sabe?

Ya que estamos, la liberamos completamente de esas dos chapas encoladas en la tapa y la trasera. El cuerpo va a vibrar mejor y además le vamos a quitar más peso.

Terminamos con un lijado suave a mano y a máquina.

stripping paint jet king
jet king stripping paint

Seguro que muchos no reconocéis la caoba en estas vetas. Como ya he comentado en otras ocasiones, actualmente se comercializan 600 especies diferentes de madera con la denominación de caoba. Tratándose de una guitarra económica, no creo que hayan empleado precisamente la variedad de Honduras.

La pintura

Esto fue todo un lío. Siempre he pintado en nitro y esta vez, como alternativa, quería probar con material acrílico. Casi igual de tóxico y contaminante, pero más cómodo de trabajar, ya que se disuelve en agua y sus vapores no te asfixian. Comenzamos con el tapaporos como siempre.

tapaporos ibanez jet king
decapado cuerpo jet king

Y vamos con una capa de imprimación blanca.

Para el color, en un principio, elegí el Sherwood Green. Un color que siempre me ha parecido muy elegante para las guitarras offset. Busqué el código RAL y me lo hicieron sin problema. Tras varias capas finas incluso presenté las nuevas piezas para hacerme una idea del resultado final.

Preciosa, sí. Pero algo sucedió. A la hora del nivelado, antes de la aplicación de la laca trasparente, la pintura comenzó a comportarse de manera extraña.

Así que, como humano que soy, me enfadé. Me rallé. Y la quité por completo de nuevo. Así que volví a mi tóxica zona de confort: la nitrocelulosa.

Me encantaba el Sherwood Green, pero aún tenía un bote prácticamente entero de nitro Reranch Coral que pedí para la Doppelgänger #4 y que finalmente no usé. Me pareció un color lo suficientemente atrevido para esta guitarra: no es rosa; no es naranja. Así que decapamos y empezamos de nuevo. Y este, ya se portó mejor.

 

nivelado nitro ibanez jet king
pulido ibanez jet king
brillo trasera jet king

El barnizado del mástil

Si libramos al cuerpo de ese infame barniz, ¿cómo no vamos a hacer lo mismo con el mástil? Lo decapé por completo a cuchilla y lija, conservando el frontal de la pala, pues no quería perder el logo de Ibanez.

jet king neck
decapando mastil jet king

Para que el nuevo barniz agarre en el frontal también, hay que pasarle una lija de grano 800 suavemente. Esto dejará unos micro surcos donde el nuevo barniz se fijará si problemas.

Vamos a dejarle nuestra marca por detrás, como testigo de un trabajo muy especial 🙂 Colocamos el decal tras un par de capas de nitro transparente, y seguimos lacándola hasta un total de 9 capas.

Los afinadores de origen eran un hierro. A parte de un tono terrible, el proceso de afinación era de pesadilla debido a sus holguras. Por menos de 30 €, Kluson fabrica unos muy sencillos y robustos que van de maravilla.

La cejuela, como no podía ser de otra manera, de hueso tallada a mano.

cejuela hueso jet king
cejuela hueso ibanez
ibanez JtK hueso

Otros trabajos que le hemos hecho a este mástil incluyen el nivelado de un par de trastes, el limado lateral de todos ellos, y un pulido en profundidad, además de la limpieza e hidratación del diapasón. Esto marca una gran diferencia en el tacto. Justo la que asociamos a instrumentos malos o buenos.

Electrónica

Seguro que os podéis imaginar la electrónica de esta guitarra. Los potenciómetros y el condensador eran de risa. Lo mismo con el jack y el conmutador de pastillas.

En este caso, sin necesidad de irnos a calidades super premium, colocamos unos potenciómetros Göldo A500K fabricados en Japón de muy buena calidad, un condensador Orange Drop de 0.022uF, un jack Switchcraft y un conmutador Allparts, también japonés. Aunque no aparece en la foto, más tarde le añadí también un treble bleed.

Sobre las pastillas, qué decir. Eran tipo P90 aparentemente, pero su tono no decía lo mismo. Además, las baratas cubiertas metálicas de zinc influyen negativamente en el campo magnético atenuando un montón de frecuencias agudas. Quitándole toda la gracia a una P90. Un desastre, vamos.

Así que decidí ponerle un set de mi marca favorita: Tonerider. En esta ocasión elegí el modelo más clásico de todos, con menos salida: las Vintage 90 con imanes Alnico II y cubiertas de color crema. Descubrí los Alnico II con la Doppelgänger #5 y desde entonces estoy enamorado de su tono salvaje.

Con el mástil, el cuerpo y la electrónica, todo listo, solo nos queda el ensamblado y ajuste final.

Resumen de mejoras

Como decía al principio, hay mejoras mayormente objetivas que hemos hecho. Aquí está el resumen.

Mástil:

-Hemos retirado la gruesa capa de barniz poliuretano y la hemos cambiado por una fina capa de nitrocelulosa, que va a permitir mejor la vibración del mástil.

-Sustituimos la cejuela de plástico por una de hueso tallada a mano. Esto no solo mejora la resonancia, sino también la estabilidad en la afinación.

-Nivelando los trastes conseguimos una acción más baja sin trasteos y reducimos los puntos muertos en el diapasón. El pulido nos aporta suavidad en los bendings, y el limado lateral mayor confort y suavidad a la hora de deslizar la mano por el mástil. Tacto perfecto.

-Añadimos una cuña de madera hecha a medida, en lugar del pedazo de lija que traía de fábrica, para calzar el mástil. Estas cuñas cubren completamente el neck pocket aumentando la superficie de contacto con el cuerpo y, por tanto también, el sustain y la resonancia.

Cuerpo

-Eliminamos las gruesas capas de resina y pintura que cubren el cuerpo y lo hemos repintado con una fina capa de nitrocelulosa, que le permite vibrar libremente, sin rígidos materiales plásticos envolviéndolo.

-Si bien el aligerado de peso mediante los cajeados y la eliminación de las chapas de arce entra en el terreno de lo subjetivo en lo que al tono respecta, el confort de una guitarra ligera es un aspecto muy positivo. El peso final es de 3,1 Kg.

Hardware

-Hemos añadido un puente tipo Tune o Matic con rodamientos en las silletas que mejoran la fricción y aumentan la estabilidad de afinación especialmente con el uso de un vibrato tipo Jazzmaster como el que le hemos instalado.

-El vibrato JM no mejora nada necesariamente. Le aporta simplemente nuevas posibilidades y un carácter diferente.

-Cambiamos los clavijeros por unos de calidad, lo cual revierte directamente tanto en el ajuste como en la estabilidad de la afinación.

Electrónica

-Toda la electrónica es nueva. Por el precio de los componentes, no merece la pena dejar los de origen, con altas tolerancias. Mejora la respuesta en frecuencia, baja el nivel de ruido y sube la fiabilidad en la operación.

– Las nuevas pastillas tienen el auténtico tipo de construcción de las P90. Las de origen, a parte de su forma, tenían poco más. Tono de single coil con esteroides. Indiscutible mejora.

Resultado final

Si nos damos cuenta, a parte de las maderas y los golpeadores, prácticamente todo lo demás ha sido mejorado.

¿Cómo suena?

Aquí os dejo algunas muestras de lo que esta pequeña puede hacer.

El diapasón de radio 12” y trastes médium jumbo es muy cómodo de tocar. La afinación es ahora muy estable, incluso usando la palanca, y las P90 suenan fenomenal, aunque quizá los que estéis más acostumbrados a los picos de medios de las Alnico V echéis en falta algo más de la presencia. A mí personalmente me parece que tienen un tono más crudo que me encanta.

Conclusión

¿Qué es lo que distingue a una gran guitarra? Probablemente una amplia respuesta en frecuencia, un bonito rango medio que haga sobresalir al instrumento en una situación de banda, un sustain largo, estabilidad en su afinación y comodidad a la hora de tocar.

Objetivamente, y como hemos expuesto más arriba, hemos mejorado el instrumento original en muchos de sus puntos. En mi opinión, no tiene nada que ver con la guitarra que tuve en mis manos tras la compra. Ahora es totalmente usable y con una personalidad muy particular.

¿Podría decir que la hemos transformado en “la guitarra definitiva”? Creo que sería exagerar demasiado, sin intención de deslucirla. ¿Podría haber mejorado aún más con hardware y electrónica de calidad aún mayor? Francamente, no creo que supusiese un aumento tal de calidad que justificase el mayor desembolso.

La incógnita de transformar una guitarra cutre en un guitarrón a base de instalarle piezas de calidad seguirá siendo una de las grandes preguntas de la humanidad guitarrera. Sé puede mejorar, sí. Pero, ¿hasta dónde tienes que llegar? En mi opinión, esos puntos flacos vienen deliberadamente implementados de fábrica.

¿Crear la guitarra definitiva a partir de un instrumento en serie…? Bueno, quizá la auténtica pregunta sea: ¿de verdad existe la guitarra definitiva?

 

6 Comments

  1. Carlos Contreras

    Te quedo super cool esa guitarra, con ganas de tocar un rato con ella.

    Excelente post amigo, deberías hacerlos más seguidos, aunque no sean tan meticulosos.

    Saludos desde Mx.

    1. Muchas gracias! Me alegro de que te haya gustado!
      Bueno, la artesanía es tan entretenida que no tengo tanto tiempo para escribir como me gustaría. Pero cuando lo hago, me gusta ser lo más ilustrativo posible! Abrazos para nuestros hermanos de América! 😉

  2. bocaalliveratti

    uauuuu….
    este color rojo pálido (o cómo se llame) con el crema del las P90 me parece de escándalo. Según mi humilde opinión, mucho más elegante el el verde… 😉 y qué sonidazo….
    Menudo curro!! Bravo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *